Seguimos disfrutando de la experiencia granjera y después de cuidar a los animales, aprender a hacer chorizos y pisar uvas en el lagar, nos ponemos guapos para la discoteca.