¡¡¡Hemos disfrutado siendo científicos y experimentando con “el huevo que baila”!!! Pusimos un huevo en vinagre durante un día entero y vimos cómo desaparecía la cáscara del huevo y quedaba la membrana que hacía que fuera blandito y flexible, no pudo gustarnos más y salir mejor ¡incluso botaba!

Si quieres ver más fotos, pulsa aquí.